agosto 5, 2020
Opinión

María Alejandra Díaz Marín: Sal y agua

Si algún derecho ha sido afectado en esta guerra sin cuartel ha sido percibir un salario digno

Primicias24.com- El trabajo, hecho social, debe gozar de la protección del Estado. Los derechos laborales son irrenunciables. Toda acción que implique renuncia o menoscabo de estos derechos es nulo de nulidad absoluta. Según nuestra constitución el Estado debe garantizar un salario mínimo vital ajustado cada año, uno de los parámetros es la canasta básica, considerando que el 95% de los venezolanos somos asalariados.

Un salario mínimo insoslayable permite garantizar el proyecto de justicia social, núcleo de un proyecto nacionalista y soberanista, opuesto a la violenta acumulación del capital que disminuye y fracciona los trabajadores.

Si algún derecho ha sido afectado en esta guerra sin cuartel ha sido percibir un salario digno. La revolución está obligada constitucionalmente a garantizar un régimen de justicia salarial alejado de las prácticas de hiperexplotación capitalista, a proteger los ingresos de los trabajadores venezolanos.

El primer impulso para recuperar la revolución debe comenzar con la justicia salarial, aislar a los que asumen que el salario ajustado a la canasta básica es inadecuado para los “equilibrios macroecónomicos”, receta con tufo neoliberal, así como garantizar niveles de consumo e intercambios con salarios adecuados y justos que nos protejan de la bomba de destrucción social de la hiperinflación.

No podemos bajo ninguna circunstancia permitir que los poderes salvajes del capitalismo derroten nuestro modelo social ni seguir perdiendo tiempo en programas de ajustes inadecuados e inconstitucionales, actuemos a favor de quienes hoy son los más afectados en esta guerra criminal, y su derecho irrenunciable a un salario vital y justo, garante de condiciones materiales, morales, espirituales e intelectuales de autovaloración ciudadana. Estas pequeñas derrotas conducen a la entropía política.

Venezuela fue una sustracción, cuando la clase trabajadora y los ciudadanos, a través de la concreción constituyente, se empoderaron de la soberanía sobre las riquezas en una acción, expresada en su justa y equitativa redistribución, política salarial progresiva y digna. Evitar que el salario se siga convirtiendo en sal y agua es obligatorio para nuestro Estado democrático, Social de Derecho y de Justicia.

17 thoughts on “María Alejandra Díaz Marín: Sal y agua

  1. Muchas gracias doctora por hacerse eco, de esta triste realidad. Es una verdadera tragedia el tema de los sueldos y salarios… Se nos va la vida ante tanta indolencia. Se requiere una acción rápida y oportuna para recuperar la capacidad salarial del trabajador. Esto es ley! No un favor…

  2. Buen artículo pero la otra pregunta es como hacer para luchar con la hiperinflación. Creo que es más importante porque si ajustan los salarios se nos va hacer polvo nuevamente. Esto es un círculo vicioso.

  3. El presidente constitucional Nicolás Maduro, debería prestar atención e implementar las recomendaciones y criterios emitidos por ésta camarada, Paulina Curcio, Luis Brito Figueroa, Julio Escalona y tantos otros camaradas opuestos con argumentos válidos y científicos a la política económica neoliberal.

  4. Excelente tu analisis, eres una REVOLUCIONARIA ecuánime, vez las dos caras de la moneda,no como otras camaradas que son ciegas ,sordas y mudas ven una sola cara ,tu eres una camarada VALIENTE, no tienes miedo en decir tus verdades y otra cosa que tienes que eres COMBATIVA en los problemas que tiene el pueblo en cuanto: al aumento de los colegios,los alimentos,la defensa de la PATRIA, te admiro mujer VENEZOLANA.

  5. Excelente articulo y como lo dije en el tuiter, es justo y necesarios que peronas allegadas a la escala superior de la politica se hagan eco del problema salarial y apoyo tambien a la Dra. Pascualina Curcio

  6. Excelente análisis pero da mucho de que hablar cuando los venezolanos salimos a comprar alimentos y el sueldo no alcanza ni para un cartón de huevo será que anbos nos quieren llevar a vivir a todos los venezolanos como empresarios de la economía informar la mayoría de los empleados profesionales no quieren trabajar ni al sector publicado ni al privado se no es más fácil vender en las calles o en las redes porque podemos ganar muchísimo más y vivir mejor será eso lo que quieren que pase y convertirnos en un País donde cada quien por su lado yo creo que eso no lo quería Bolívar ni nuestro Comandante Eterno

  7. Maria Alejandra. Seria oportuno que dieres tu opiniòn sobre el desfalco del que fuimos objeto los Jubilados Petroleros. Nos robaron nuestro Fondo de Pensiones y nadie dice nada. Nadie se pronuncia sobre este Delito producido a la vista de toda Venezuela. La Defensoria, La Fiscalia, La ANC. Todos hacen silencio ante esta masacre que cometen contra un colectivo que ahorro toda su vida con el solo objetivo de tener una pensiòn digna. Hoy en dia se niegan a pagar los intereses por el dinero utilizado y nos premiaron con una pensiòn de 400. Mil bolivares. Sin derecho a seguro ni plan funerario ni medicinas. Demàs esta decirte que con lo que cada jubilado tenia ahorrado en ese fondo era suficiente para tener una vejez digna. Que opinas al respecto?

  8. Más claro imposible, más realista imposible, más vivencial imposible, por dónde lo pongas el estado debe articular los mecánicos necesarios para la total protección de los sueldos y salarios, que son de la clase trabajadora, la clase luchadora…. La clase más afectada

  9. De verdad que muy buena opinión, excelente pero quién pudiera oír del gobierno para que tome medidas pertinentes al caso, e allí el detalle. No sólo salarios ejemplo Movilnet, funcionamiento pésimo, no emite saldos, para pagar el mismo, hay que bañarse de paciencia. Es patético como trabajan estás empresas, da tristeza,de verdad lo que está pasando, sin hablar del gas doméstico. Voy para un año sin gas, en Cabudare, Terepaima, cerca de la universidad Fermín Toro. Estado Lara.

  10. Excelente Artículo. ojala que el presidente Maduro lea lo que esta nota y el estudio de pascualina Curcio. (Creo que se afectaron los neoboliburgueses por el artículo de Curcio).

    No es mentira cuando Keynes Decía que en situaciones de crisis profundas se desatan los espíritus animales. En política económica, el equivalente al desangrado en cuanto “santo remedio” antiinflacionario es llevar el nivel de precios tan alto, que la gran mayoría no pueda adquirir los bienes y servicios que necesita y por tanto estos se estabilicen. Es el exceso tratado por la vía del exceso. La receta es bastante conocida: primero se devalúa la moneda y eliminan las regulaciones cambiarias, despiden gente, liberan precios, eliminan subsidios y cualquier otra cosa que haga falta. Todo esto trae como consecuencia que un sector mayoritario de la sociedad vea caer su capacidad de compra, tanto más en cuanto que más abajo en la escalera social se encuentre. Así las cosas, el “éxito” del tratamiento consiste en empobrecer a la gente hasta el punto que no compre o lo haga lo menos posible, lo que para las cuentas del gran capital (no el pequeño ni el mediano) se compensa por la vía del consumo suntuario y los altos márgenes de utilidad por unidad que los sectores minoritarios más pudientes no tienen problemas de costear. Creo que los que hacen la política se olvidaron de lo que defendía el comandante Chávez. De hecho, en estos momentos el gobierno se olvidó de las reinvindicaciones laborales. importa más las cosas, bienes y capital que el obrero (sin herir susceptibilidades) creo que al comandante Chávez le gustaba más la crítica constructiva. Cosa que ha muchos dentro del estado les dá piquiña. Tte digo, que lo que está pasando en el sector publico, es lo que aplicaría una economía netamente capitalista alineada al FMI. El gobierno sin aumentar el salario, está permitiendo que se reduzca el gasto publico en el sector gobierno. es una manera de despido indirecto. que la gente se canse, renuncie (no la despiden porque hay una ley de inamovilidad laboral) y se traslade al sector privado que en este momento es el que por lo menos (aunque no del todo) tiene un salario que se ajusta para que la persona compre lo necesario.

  11. Verdadera Revolucionaria, con amor a la clase trabajadora, base fundamental de la sociedad. Dios permita que sus reflexiones sean oídas y puestas en práctica para el beneficio del Pueblo, saludos siga adelante VENCEREMOS

  12. Excelente artículo camarada y gracias por tomar parte en la justa defensa del salario de las trabajadoras y trabajadores venezolanos. Ojalá el alto gobierno no se haga oídos sordos, cómo lo ha hecho con las recomendaciones muy acertadas (en mi humilde opinión) de la camarada Pascualina Curcio, que aún no entiendo cómo no las han tomado en cuenta. No calle su voz camarada en esta lucha que ha tomado. Usted es una digna hija de nuestro comandante Chávez, porque no se trata nada más de destacar lo bueno que hace nuestro gobierno, también hay que se AUTOCRÍTICO y señalar lo que no se está haciendo bien. Siga dando la Batalla camarada, que nosotras las.mujeres venezolanas estamos contigo

  13. .-..-.Gracias a Chavez La revolución está obligada constitucionalmente a garantizar un régimen de justicia salarial alejado de las prácticas de hiperexplotación capitalista, a proteger los ingresos de los trabajadores venezolanos.-..-.

  14. Saludos Camarada, Ma. Alejandra Díaz. Soy seguidor de sus artículos y opiniones, así como los escritos y opiniones de la camarada Pascualina Curcio; por que las opiniones de ustedes por lo general son las más acertadas y ajustadas a las escuchadas en la calle por el pueblo. Algo similar a lo que expresaba en todo momento nuestro comandante eterno Hugo Chávez.
    Nada más acertado hoy día, lo que aquí usted expresa, y al que se debe tomar muy en cuenta.
    No se puede seguir haciendo revolución con un salario mínimo y una pensión que si acaso alcanza para cubrir la compra de un producto para alimentar por ejemplo a un
    grupo familiar de tres personas. Es hora de hacer una revisión URGENTE sin muchos discursos con elementos de distracción, sin tantos tecnicismos para llegar a nada. El Estado está obligado Constitucionalmente a proteger los ingresos salariales de los trabajadores venezolanos, que les permita vivir a cada grupo familiar una vida digna.
    El pueblo venezolano entiende y acepta que existen sanciones y un bloqueo económico que viene perjudicando nuestra economía y por ende al más vulnerable, es por ello que a sido lo suficientemente paciente y consciente, pero cuanto más podrá aguantar?. Esto lo digo solo como critica constructiva. Se deben tomar medidas efectivas y no efectistas lo más pronto posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *