julio 12, 2020
Opinión

Jimmy López Morillo: La farsa del “sueño americano”

Primicias24.com- George Floyd no dejará de estremecernos el alma, con los estertores que durante 8 minutos y 46 segundos se estrellaron frente a la salvaje indiferencia de un policía que con la rodilla en su cuello le arrebató el último aliento.

Fueron las mismas palabras pronunciadas en 11 oportunidades por Eric Garner en 2014, antes de perder la vida también a manos de otro de estos matones con placa y piel “blanca” pukukabtes en Estados Unidos: “I can’t breathe” (“No puedo respirar”).

La rodilla en el cuello de Floyd, el brazo estrangulando a Garner,  ninguna diferencia tienen con las balas que mataron a Martin Luther King y Malcom X o las horcas y hogueras en las cuales fueron asesinadas miles de personas a manos del Ku klux klan.

Es la misma rodilla, como bien lo afirmara el reverendo Al Sharpton durante los funerales de Floyd, que ha aprisionado durante más de 400 años no solamente a los negros, sino a quienes habitaban ese territorio mucho antes de la llegada de los colonizadores; la que sojuzga a las “minorías” étnicas, a las razas consideradas “inferiores” dentro y fuera de ese territorio.

Es la misma rodilla envuelta en balas y bombas, arrasando en nombre de su “democracia” con los pueblos del mundo objeto de la codicia de quienes por “destino manifiesto”, se consideran dueños del planeta. La que intenta asfixiar a las venezolanas y los venezolanos.

Es la misma que, por intermedio del covid-19, allá se ha llevado por delante la vida de cerca de 115 mil personas, de las cuales la gran mayoría son precisamente negros y latinos, las “minorías” abiertamente despreciadas por los supremacistas de ese país, encabezados por el engendro ocupante de la presidencia..

Es la que ha puesto al denudo, una vez más, la farsa del “sueño americano”, la ilusión fabricada por Hollywood de una nación inexistente, donde cualquiera puede hacer realidad las fantasías inoculadas mediante lavados de cerebro por un sistema capitalista depredador, inhumano, en el cual el racismo es solo una de sus muchas expresiones, cuyas injusticias atacan más allá de la pigmentación de la piel.

La rodilla que le arrebató el aire y la vida a George Floyd, no solo es reflejo del racismo en Estados Unidos, sino de un modelo oprobioso de dominación, en el cual el valor de una persona se mide por la cantidad de dígitos en las cuentas bancarias, como también se ha denudado durante esta pandemia con un sistema sanitario inaccesible para los sectores desposeídos, mientras desde marzo, precisamente coincidiendo con la crisis del coronavirus, los millonarios de ese país incrementaron sus riquezas en 565 mil millones de dólares.

Esa es la realidad oculta detrás de las fachadas levantadas por Hollywood y Disney World, que ojalá George Floyd, desde donde quiera que se encuentre, ayude a derrumbar.

Artículo escrito por Jimmy López Morillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *