septiembre 23, 2020
Opinión

Fabricio Briceño: Que buena vaina nos echaron

Compartir aquí
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Primicias24.com- Hoy les voy a contar una historia que la acabo de oír: Una mañana en la candelaria acá en Caracas se encontraron Jovito Villalba, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Pompeyo Márquez quienes nostálgicos veían desde lejos la cuna de América Latina empobrecida y dividida, la gente haciendo cola y acostumbrándose a la decidía.

– Buenos días Caldera ¿cómo está la cosa?
– Aquí compañero viendo lo de los insultos, perdón, los indultos de Maduro. Y tu Rómulo ¿como has estado?
– Esos indultos se ven como unas barajitas chico.
– Pero que bueno que están libres. ¿Tú como estas?
– Algo triste chico, a mi partido se le olvido que se discute a lo interno y en la calle se marcha unidos, tremenda vaina me echaron ¿viste lo de Capriles? Es que estos carajos se ponen viejos con mente de carajito.
– Es interesante su postura, pero es que Venezuela no esta para mediar entre la verdad y la duda. Pobre muchacho, y tan bien que iba.
– Jovito ven acá ¿recuerdas cuando diste el discurso en nuevo circo?
– Buenos días caballeros ¡claro que lo recuerdo! Los pañuelos blancos hondeandos cual banderas, fue un día cargado de emociones, pero nos frustraron en el camino.
– Ni tanto querido amigo estábamos unidos y no nos importaba esa vaina de protagonizar.
– Claro Rómulo es que los intereses de la nación estan primero que el de sus dirigentes.
– Los unió Fabricio. -Dijo Caldera-
– Es verdad doctor, la historica <Junta Patriótica> y sin unidad no hay victoria.
– Sin unidad lo que hay es derrota chico, miren esta vaina, ayer con el interino y hoy con el usurpador. -Decía Rómulo decepcionado-
– Buenos días caballeros ¿como amanecen? ¿Rómulo va seguir usted con esa pipa compañero? eso es un resabio muy feo!
– Caramba viejo bienvenido, por fin un opositor de los buenos. Coño Pompeyo te le salvaste a Marquito. Aquí andamos hablando de Venezuela y de la “oposición”
– ¿Cual oposición Jovito? -risas-
– En estos días estaba leyendo un twitter de Guaido que me impresionó. -Dijo Caldera con su acostumbrada rectitud-
– ¡Sí! ¿Y que dijo? 
– Que el desenlace será extraordinario querido Jovito.
– Ojalá viejo porque si no quedará muy mal en la historia. -Contesto-
– Esas redes hacen más daño que nunca señores, ahora creen que posicionando una etiqueta hicieron la revolución, cuando en la patria no hay ni luz, es que Gómez como que gobernó mejor que Maduro. -Dijo Jovito acompañado de un gran suspiro que le recordó la generación del 28-
– Hay que ser bien toche para comparar un burro con un bagre.  -Dijo Don Cipriano que iba pasando y escupiendo chimo por todo el camino.-
– Tienen similitudes Jovito, yo cumplí año en prisión ¿recuerdas? y me pusieron grilletes y me torturaron y yo no hablé ni delate a nadie, tiempos duros, parece que la historia se repite chico, recuerdo la frase de Eduardo Blanco: “Cuanta sangre y cuantas lágrimas se han derramado en la patria y todavía hay tiranos” Venezuela parece no tener suerte chico y lo que más me molesta es que no hay unidad, en nuestros tiempos nos callaban en la carcel a punta de palo, no con dolares como ahora, a la conciencia le pusieron precio, a mundo mi partido que es del pueblo en manos de mercenarios.
– No te sientas mal Rómulo ve mi lanza que ni punta tiene, ¿pero sabes algo? De esta salimos es que Venezuela no se rinde nunca ¡ojo! Yo creo en el voto pero señores la democracia no es solo que nos dejen votar. -Afirmo Caldera-
– Salimos de esta si nos arrechamos -dijo Pompeyo- yo los conozco a toiticos esos carajos y tienen las agallas muy grandes, es más Piar y Bolívar se quedan pendejos.
– ¿Entonces no hay esperanza? -dijo Jovito preocupado-
– Si las hay. Solo hace falta que crean en el pueblo, ahí hay muchos que aman la patria y si se definen a luchar, pero a luchar de verdad, esos muchachos sacan a los bandidos, yo que se los digo por lo que me llamo Pompeyo Márquez que si dejan el guabineo tumban el dictador.
– Deben recordar lo del COVID señores. ¿Quizás eso frena la lucha? -Pregunto Caldera-
– No chico más arrecha fue la gripe española y el mundo sobrevivio a esa vaina, es más Caldera cuando un pueblo se dispone a pelear no le queda otra al gobierno que ir a llorar pa’ el valle. Si el pueblo quiere pan, tierra y trabajo le sale es alzarse compañeros. -Afirmaba Rómulo entusiasmado-
– Esa es la purita verdad. -Dijo Pompeyo-
– ¡Por cierto! ¿No han visto a Chávez?  -Dijo Jovito-
– ¡Chávez vive según los seguidores de Maduro! -Afirmo Caldera-
– Vive pero en el hambre, en los apagones, la falta de medicamentos, la quiebra de PDVSA y en la corrupción. -Respondio molesto Rómulo- Me duele el pecho al ver semejante bochinche en la patria caramba Guaido debe leer la historia y que no escuche a los jala bolas.
– “Bochinche” me recordaste a Miranda, heroe y mártir de su propia revolución. -Dijo Jovito-
– Igualito que Oscar Pérez y todos los muchachos que cayeron en la calle. -Amfirmó Pompeyo.-
– Se dan cuenta -Dijo Rómulo- mientras existan valientes la patria tiene esperanzas.
– Es que la esperanza del pueblo recae en su progreso. -Decía Caldera viendo a Caracas-
– ¿Ese que esta allá no es Pio Tamayo?
– ¡Si claro que es Pio! -Afirmo Caldera-
– Un poema ahí chico para levantar el animo. -Solicito Rómulo-
– Con gusto compañeros pero por favor, no duden de nuestro pueblo ahí les dejo esta estrofa:”…Y el nombre de esa novia se me parece a vos.

Se llama ¡Libertad! Decidle a nuestros súbditos -Tan jóvenes que aun no pueden conocerla-que salgan a buscarla, que la miren en vos, ¡vos,  sonriente promesas de escondidos anhelos! Vuestra justicia ordene… ¡Se instala el porvenir!

FABRICIO BRICEÑO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *