octubre 20, 2020
Salud

Mitos sobre la lactancia materna: Descubre que tan ciertos son

Compartir aquí
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Más del 70% de las mujeres empieza dando de mamar a sus bebés, pero a los seis meses, el porcentaje desciende hasta el 28,5%

Primicias24.com- Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la lactancia materna es la forma ideal de alimentar a los niños pequeños, porque les aporta los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludable, por eso, recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, y mantenerla, junto con alimentación complementaria hasta, al menos, los dos años.

Sin embargo, la mayoría de las mujeres no siguen estas recomendaciones. En España, por ejemplo, más del 70% de las mujeres empieza dando de mamar a sus bebés, pero a los seis meses, el porcentaje de mujeres que amamanta solo con leche materna desciende hasta el 28,5% a los 6 meses, según datos de The global Breastfeeding Initiative.

Lea también: Revelan la razón por la que se daña el esmalte dental

Para algunas madres, esta tarea se vuelve complicada debido a la reincorporación a la vida laboral, pero detrás de la decisión de abandonar la lactancia materna también existen falsas creencias y mitos que pasan de generación en generación.

De acuerdo con un estudio del Comité de Lactancia Materna, de la Asociación Española de Pediatría, citado por 20Minutos, la inmensa mayoría de ellos son falsos:

Mito: El pecho se cae si das teta

Realidad: El pecho se cae y se deforma con los años, pero la lactancia materna no es la culpable. Las mamas sufren un gran cambio durante el embarazo, aunque después no demos el pecho.

Mito: No tengo suficiente leche para mi bebé

Realidad: Es uno de los más extendidos. Aunque puede ocurrir, lo cierto es que son pocas las madres que no pueden dar el pecho o que no tienen suficiente leche. Es lo que se conoce como hipogalactia real –cuando la mama no es capaz de producir la leche que demanda el bebé– y puede ocurrir por diversos motivos de salud. La realidad es que la mama produce leche en función de la succión. Por tanto, si hay un mal agarre, ponemos poco al niño al pecho o lo complementamos con biberón sin motivo, producimos menos leche, pero no es una hipogalactia real. Cuanto más mama el bebé, más leche produce el pecho.

Mito: Es normal que duela al amamantar

Realidad: No, ni siquiera al principio, mamar no tiene que doler. Si duele es porque existe un mal agarre, una mala postura y además puede derivar en grietas, mastitis, es decir, más dolor provoca que la madre no quiera seguir lactando.

Mito: Si tomas medicamentos o estás enferma, tienes que dejarlo

Realidad: Depende del medicamento, pero la mayoría de los medicamentos comunes son compatibles con la lactancia materna y si no, puede existir alternativas.

Mito: Si no coge el pecho al principio, nunca lo hará

Realidad: La succión de la leche directamente desde la teta es completamente diferente a la del biberón. Además, la leche sale con más facilidad y el recién nacido tiene que hacer un menor esfuerzo. Esto hace que al niño -que ya empezó a amantarse con biberón- luego le cueste succionar el pecho. Sin embargo, sí es posible conseguirlo con paciencia.

Mito: La leche, después de año, no alimenta

Realidad: Es todo lo contrario. No solo sí alimenta, sino que contiene más cantidad de calorías y grasa que la leche de los primeros meses y más que la leche de vaca, 637,86 kilocalorías por litro de leche de vaca frente a las 879,7 de la materna a partir del año. Y es que el contenido de la leche se adapta a las necesidades del bebé según va creciendo.

Mito: El bebé tiene que mamar de los dos pechos cada vez

Realidad: No hace falta y mucho menos 10 minutos cada vez como afirmaban nuestras madres y abuelas. Es preferible que vacíe bien un pecho -esté el tiempo que esté- a que lo quitemos de uno para ponerlo en el otro, pues le leche más rica en grasa y nutrientes está al final del pecho. Una vez vaciado, podemos ofrecerle el otro, pero si queda saciado, con uno es suficiente.

Mito: Dando teta no te puedes quedar embarazada

Realidad: Es más difícil, pero sí se puede, sobre todo cuando el niño empieza a espaciar las tomas y a comer otras cosas. La MELA, como así se conoce este método anticonceptivos, solo es fiable si el bebé es menor de 6 meses, solo toma pecho y lo hace muy frecuentemente, tanto de día como de noche.

Mito: Los sustos o disgustos cortan la leche

Realidad: Sólo de forma transitoria, un estrés elevado puede dificultar la salida de la leche, pero en ningún caso se corta la producción, y menos de un modo tan radical. Poniendo a menudo al niño la pecho, se soluciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *