agosto 4, 2020
Tecnología

Nuevo estudio sugiere que el COVID-19 lleva entre 40 y 70 años en los murciélagos

Son virus que tienen una alta capacidad de intercambiar material genético entre sí

Primicias24.com- Teniendo en cuenta que el COVID-19 comparte más del 96% de su genoma con un coronavirus que infecta murciélagos, un grupo de científicos decidió emprender una nueva investigación con la que intentan reconstruir el árbol genealógico del SARS-CoV-2.

Los resultados del estudio publicados en la revista Nature Microbiology determinan que el linaje de ambos coronavirus se separó hace 40 y 70 años. Esto significa que el SARS-CoV-2 lleva bastantes décadas circulando entre los murciélagos.

Eso “se ve claramente en nuestros análisis”, escriben en su artículo los autores, que además advierten que: “En ese tiempo se pueden haber diferenciado más linajes con los rasgos adecuados para infectar a los humanos”.

Lea también: Científicos rusos: COVID-19 no puede multiplicarse en agua salada ni dulce

Además, son virus que tienen una alta capacidad de intercambiar material genético entre sí, lo que implica, según los autores, que “será difícil identificar un virus con el potencial de causar brotes importantes en humanos antes de que estos emerjan”. Es necesario, por tanto, disponer de un “sistema de vigilancia de enfermedades humanas en tiempo real que rápidamente pueda identificar y clasificar patógenos”, sugieren.

Maciej F. Boni, de la Universidad del Estado de Pensilvania (EE UU), explica que el escenario más probable es el de un virus de una población de murciélagos de la provincia de Yunnan, en el sureste de China, “de donde proceden los virus con parentesco más próximo” al SARS-CoV-2, que salta directamente a humanos.

Estos descartan la idea de un origen artificial del virus mediante manipulación genética, dado que “una operación así dejaría huellas inequívocas en el genoma que no están en el nuevo coronavirus”. 

Boni considera “improbable” también la hipótesis de la fuga de un laboratorio: “Si el virus hubiera escapado de un entorno de laboratorio, los primeros individuos afectados habrían sido los empleados del centro y sus familias”, comenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *