septiembre 22, 2020
Salud

Aprende a localizar y proteger tu suelo pélvico

Compartir aquí
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Existen una serie de ejercicios que puedes realizar para descubrirlo

Primicias24.com- Lo que se denomina suelo pélvico es un conjunto de músculos responsables de sostener los órganos pélvicos, es decir, la vejiga, uretra útero, vagina y recto en su posición adecuada.

En otras palabras, esto se encarga de luchar contra la gravedad para algunas cosas de nuestro cuerpo no se escapen hacia un lugar indebido debido a que podrían caer por su propio peso.

Lea También: 5 consejos para fortalecer las uñas frágiles

De hecho, si prestamos atención, las pequeñas pérdidas de orina, así como la necesidad de ir al baño de forma constante pueden ser señales de que algo no está bien en esa zona, pudiendo llegar en los casos más graves a un prolapso de algunos órganos que lo componen.

Al hablar de órganos pélvicos se engloban tanto los femeninos como los masculinos, ya que se trata de algo que puede afectar en cualquier momento a hombres y mujeres por igual.

Lo primero que debes saber es aprender a localizar tu suelo pélvico. Y es que puedes tener un bíceps mayor o menor pero sabes localizarlo y hasta reconoces automáticamente el gesto que se emplea para activarlo, pero el suelo pélvico no está a simple vista, por lo que es complicado saber qué movimientos hacer y cuáles lo tensan.

Lo primero que debes y puedes hacer es comprobar tu capacidad de cortar el flujo de la orina una vez que comenzaste. Es algo que solo debes hacer algo una vez y no volver a repetir ni hacerlo como un ejercicio ya que es algo perjudicial.

Ahora, si buscas una forma rápida y sin riesgos de reconocer tu suelo pélvico, debes entonces prestar atención a los siguientes puntos:

Tienes dificultades para comenzar a orinar o vaciar completamente la vejiga

Tienes frecuentes infecciones urinarias

Tienes fugas de orina al toser, reír o hacer ejercicio

Sientes una necesidad urgente o frecuente de orinar

Tienes sensaciones de dolor al orinar

Tienes fuga de heces o dificultad para controlar los gases

Sufres estreñimiento

Tienes dificultades para llegar al baño a tiempo

Ver o sentir un «bulto» o «algo que sale» de la vagina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *