agosto 5, 2020
Tal día como hoy

31 de julio de 1803: Nace John Ericsson ingeniero e inventor sueco

Con tan solo 13 años trabajó en la construcción del canal de Göta y también impulsó el desarrollo del motor de vapor

Primicias24.com-  El ingeniero e inventor John Ericsson nació el 31 de julio de 1803 en la provincia de Värmland, Suecia, recordado por participar en la construcción del canal de Göta con apenas 13 años de edad.

Entre otros aportes, se conoce que impulsó el motor a vapor, para eso se mudó a Reino Unido a fin de dar a conocer sus innovaciones.

A su vez, inventó en 1936 la propulsión a hélice para los buques y gracias a dichos aportes, fue posible sustituir las ruedas de la época, especialmente vulnerables en el caso de los navíos de guerra.

Aporte al equipo castrense de EEUU

Ericsson se mudó en 1829 a Estados Unidos (EEUU), ahí diseñó la fragata Princeton, en la que instaló un motor de hélice creado por él mismo.

Lea también: Revolucionó la industria del transporte: Henry Ford nació en 1863

Sus contribuciones a la guerra civil estadounidense iniciaron con el buque de guerra acorazado Monitor, que desempeñaría un papel de gran importancia durante la guerra de Secesión y marcaría el inicio de la sustitución de los buques de madera por navíos acorazados.

Vida familiar y profesional

John viene de una familia humilde, de hecho su padre, Olof Ericsson, perdió su dinero mientras trabajaba en una mina, todo producto de especulaciones financieras por lo que decidió mudarse junto con su familia a Forsvik en 1810, buscando mejorar su situación.

Fue ahí, donde Olof encontró trabajo como controlador de demolición en la empresa encargada de la excavación del Canal de Göta. Sus hijos lo acompañaban, siendo el pequeño John el que más se interesó por el proyecto.

Cuando murió su padre en 1818, John se tuvo que mantener por sí mismo e ingresó al regimiento Jämtlands fältjägarregemente, en Jämtland, con el grado de subteniente. Dos años más tarde rindió su examen como agrimensor en Estocolmo, y fue ascendido a teniente.

En su tiempo  libre construyó un motor de aire caliente que utilizaba el humo del fuego en lugar del vapor como propulsor. Patentó su invento, pero no hubo interés en invertir en él.

Inquiero y muy independiente

Historiadores aseguran que John Ericsson tenía un carácter inquieto, decidido, impaciente y muy independiente. Era sano y fuerte. 

Cuando estuvo en el regimiento de Jämtland conoció a la hija de un capitán, Carolina, con la cual tuvo intención de casarse, pero fue rechazado por el padre de ella. El inventor abandonó Suecia sin saber que dejaba un hijo por nacer y al cual solo conocería en su vejez.

Falleció el 6 de marzo de 1880 y sus restos se trasladaron de EEUU a Estocolmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *